Slider[Style1]

Style2



Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Locked Up Mail


En otros artículos del blog hablábamos de la doble autenticación como medida de seguridad y de cómo una persona había sido condenada a cárcel por entrar en el correo de otra persona. Siguiendo con el tema de la seguridad, en esta ocasión os vamos a hablar de Locked Up Mail, el nuevo correo electrónico seguro.
Por ahora está en fase beta y no se sabe mucho del servicio, pero en su portada ya nos anuncian algo que promete y es que es antifraude. Su objetivo es evitar que nadie nos pueda espiar el correo, ni siquiera las agencias de los gobiernos.
El sistema de Locked Up Mail  es parecido al de la doble autenticación, pero aún más restrictivo como vamos a ver. Todo empieza registrándote con un usuario y una contraseña. Hasta aquí todo normal, como en todos los correos electrónicos.
La novedad viene después, puesto que después de elegir nombre de usuario y contraseña te dan un código QR, el cual sólo está disponible durante diez minutos. El código lo tienes que imprimir las veces que quieras para tener copia.
Hablo de tener copia, porque para acceder al correo tienes que escanear el código, y si lo pierdes no podrás acceder a tu propia cuenta nunca más. Una vez escaneado el código te pide el usuario y la contraseña para que puedas entrar.
Por lo que he podido leer, entiendo que este correo sólo se puede usar en móviles, pues con un ordenador normal no podemos escanear un código QR. De esta forma, el código lo tendremos que llevar en papel siempre con nosotros para poder acceder al correo.

La verdad es que es una forma de hacer que nadie pueda entrar al correo, pero creo que algo excesiva para los usuarios normales, que pueden conformarse con la doble autenticación, un sistema mucho más fácil de usar.  

Condena a cárcel por leer el correo electrónico de su ex marido


Los usuarios no se toman muy en serio el correo electrónico y por ello a veces leen los mensajes de otras personas o incluso algunos aprendices de hackers intentan entrar en cuentas de correo ajenas.
No sé si lo sabes, pero abrir la correspondencia (el correo físico de otra persona) es un delito y lo mismo pasa con el correo electrónico. Entrar en el correo de otra persona, aunque conozcas la contraseña, es un delito muy grave que puede acarrear incluso penas de cárcel, como le ha pasado a la mujer que protagoniza la notica, que ha sido condenada a dos años de cárcel, algo bastante grave.
Este caso ha ocurrido hace pocos días en La Coruña. La mujer se estaba divorciando de su marido, y aprovechando el conocimiento de la contraseña y la poca preocupación por la seguridad del que todavía era su marido, entro en su cuenta de correo electrónico.
El objetivo de la mujer eran los correos que su marido mantenía con su abogado para llevar hacia delante el proceso de divorcio. No contenta con leerlos, se los mandaba a su abogado y a su nueva pareja.
El juez ha estimado que lo que ha hecho esta mujer es un delito grave, pues lo es entrar en el correo electrónico de otra persona, y la ha condenado a dos años de prisión. Creo que si no tiene antecedentes penales no entrará en la cárcel, pero si tiene cualquier problema en unos años, por mínimo que sea acabará un tiempo en prisión.

Espero que este artículo os sirva para ver que meterse en el correo electrónico de otra persona no es ninguna tontería y que hacerlo puede tener consecuencias desastrosas para nuestra vida, pues entrar a una prisión o no entrar y tener antecedentes penales puede condicionarnos para siempre. 

La doble autenticación para proteger el correo electrónico


Bajo el raro nombre de doble autenticación se esconde una forma de hacer nuestro correo inexpugnable a los hackers, puesto que para entrar hay que poner dos contraseñas y una de ellas sólo la podremos saber nosotros.
La doble autenticación, a pesar de su nombre es muy sencilla y con ella se evita que puedan entrar a nuestro correo usando nuestra contraseña, que previamente se ha obtenido de forma fraudulenta, algo en los que los hackers son expertos.
Este sistema de autenticación hay que activarlo en nuestra cuenta de correo, y todos los grandes proveedores de correo electrónico, como Gmail, lo tienen disponible. Si tu proveedor es otro puedes ver si esta nueva función está activa en la ayuda o puedes preguntar si hay un correo de atención al cliente.
Para entrar al correo con la doble autenticación lo primero que tenemos que hacer es poner nuestra contraseña, como siempre. Esta es la contraseña que averiguaban los hackers con distintos medios y que pueden seguir averiguando igual.
Es el segundo paso el que hace a esta forma de entrar en el correo la mejor para evitar robos de cuentas. En este segundo paso, y cada vez que entremos al correo, nuestro proveedor nos manda un SMS al móvil.
En este SMS hay una contraseña que sólo es de un uso y que cambia cada vez que entramos al correo. Al mandarla al móvil sólo nosotros tenemos acceso a ella y por lo tanto no hay manera de que nos la roben.
Cuando metemos esta segunda contraseña ya podemos entrar al correo  y ver nuestra bandeja de entrada, pues esta doble autenticación sólo sirve a la hora de entrar en nuestra  cuenta, no afectando a la manera en que la usamos.
Si tienes la oportunidad de ponerla te recomiendo que lo hagas, ya que de una vez por todas terminas con los robos de cuenta de correo electrónico. 

La mensajería instantánea destrona al correo electrónico


El correo electrónico ha sido el rey de la comunicación desde que Internet se popularizó. Esta forma de comunicarnos, casi instantánea y gratuita revolucionó las comunicaciones para siempre, pero pese a que va a seguir siendo muy importante en los últimos años, durante el 2014 el correo electrónico ha sido destronado.

Los datos de uso del correo electrónico son los más bajos del siglo, o lo que es lo mismo, podemos decir que ahora es cuando menos se usa el correo desde que Internet es una forma popular de comunicarse.

El culpable de que el correo electrónico haya perdido su trono es la mensajería instantánea. Este tipo de comunicación lleva muchos años existiendo, con el famoso Messenger a la cabeza, pero no ha sido hasta la llegada de los smartphones y de WhatsApp cuando esta forma de comunicarnos, sincrónica o instantánea, ha destronado para siempre al correo electrónico.

Esto es normal, ya que siempre llevamos encima el smartphone y WhatsApp es mucho más inmediato que escribir un correo. Además, por la forma en la que nos comunicamos, con WhatsApp evitamos mandar muchos correos, sobre todo a familiares y a amigos.

Los analistas dicen que la culpa es de los móviles inteligentes y de las tablets, que se prestan más a los mensajes cortos de las aplicaciones de mensajería instantánea que a escribir correos, algo lógico puesto que escribir algo largo con el teclado virtual es un suplicio.

Como he dicho antes, el correo no va a desaparecer ni mucho menos, ya que seguirá siendo la forma preferida de comunicarse de las empresas, del mundo educativo, etc., por lo que creo que estaremos usándolo durante mucho tiempo, aunque poco a poco lo iremos haciendo menos.


En tu caso, ¿has notado que usas menos el correo electrónico? Personalmente, cada vez lo uso más, pero espero tus opiniones para poder ver si lo que dice el estudio es cierto al cien por cien. 

Aplicar la regla de los dos minutos al correo electrónico


Los trabajadores del conocimiento tenemos que lidiar con montañas de correo electrónico todos los días, por lo que antes o después hay que establecer unas reglas para poder procesarlo sin pasarnos el día contestando correos.

Los métodos productividad personal hacen mucho hincapié en el tema del correo electrónico, pues los que desarrollan estos métodos han tenido que sufrir en sus propias carnes lo complicado que es gestionar el correo, sobre todo cuando a lo largo del día no paran de llegar.

Uno de los métodos de productividad más famosos del mundo es el GTD, y tiene una regla que se puede aplicar al correo electrónico, que se llama la regla de los dos minutos, la cual me parece muy interesantes.

La regla dice que si puedes hacer una cosa en menos de dos minutos no la dejes para luego, sino que la hagas en ese momento. De esta manera, la regla la podemos aplicar al correo electrónico que recibimos, para vaciar de forma rápida la bandeja de entrada.

En menos de dos minutos podemos procesar un correo electrónico. De hecho, procesar la mayor parte de ellos no  nos llevará tanto tiempo, porque irán a la papelera. Otros serán cosas que tienen que hacer nuestros compañeros de trabajo, y al final sólo quedan los correos importantes.

Aplicando esta regla varias veces al día, al final tenemos una bandeja de entrada razonable y con pocos correos importantes, que serán a los que tenemos que dedicar algo más de tiempo para contestarlos.

Si tienes problemas con el correo electrónico te recomiendo que emplees esta regla, sobre todo los lunes por la mañana, que es el día en el que más correos electrónicos sin leer se suelen tener en la bandeja de entrada.


La regla no es milagrosa, pero sí que te ayudará a ahorrar una buena cantidad de tiempo cuando proceses tu correo electrónico.