Slider[Style1]

Style2



Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Recuperar cuentas de correo hackeadas


Por desgracia, no es nada fuera de lo normal que nuestra cuenta de correo acabe hackeada. Hay robots que se dedican a eso y en ocasiones un virus puede hacer que otra persona acabe con nuestra contraseña, algo que casi siempre se aprovecha para enviar cientos de correos spam, sobre todo a nuestros contactos. 

Para evitar que nos roben la cuenta, lo mejor es tener un buen antivirus y una contraseña complicada, pero este no es el tema del artículo. Así, os vamos a hablar de qué hacer cuando un extraño entra en vuestra cuenta. 

Llegado este caso, lo normal es enterarnos porque no podemos entrar al introducir la clave. En ocasiones el hacker la cambia, pero lo más común es que al intentar entrar nos salga un mensaje diciendo que nuestra cuenta está bloqueada porque está enviando spam sin parar. 

Por suerte, recuperar la cuenta es muy fácil y se hace en un par de minutos. Para ello, vamos a usar el correo y el teléfono que proporcionamos a nuestro proveedor cuando creamos la cuenta por primera vez. 

Cada proveedor tiene una forma distinta de hacer las cosas, pero lo común es que en la página de inicio todos tengan un vínculo por si no recordamos la contraseña o no podemos entrar. Al pinchar en él, suele haber una opción para los casos en los que nos han robado nuestra cuenta de correo. 

El proceso es tan sencillo como pedir que nos manden un SMS al número de teléfono que dimos en su momento o que nos manden un enlace al correo alternativo para que cambiemos la contraseña.

Todo esto se hace a través de un menú de opciones, en el cual hay que ir eligiendo la que nos convenga, de manera que en unos minutos hayamos podido cambiar la contraseña y haber recuperado nuestra cuenta.

Recuperar correos electrónicos eliminados en Outlook.com


A diario hacemos limpieza de correos electrónicos, ya que si no lo hacemos así, al final acumulamos cientos o miles en la bandeja de entrada que sólo sirven para entorpecer las búsquedas. 

En estas limpiezas a veces eliminamos e-mails que nos pueden hacer falta después, bien por equivocación o bien porque creemos que ya no los vamos a necesitar más cuando lo cierto es que sí nos hacen falta, y siempre nos damos cuenta demasiado tarde. 

Para evitar estos problemas, en Outlook.com y otros proveedores de correo hay una carpeta que se llama papelera, y cuya función es guardar los correos eliminados durante unos días, por si queremos recuperarlos. 

Al final, la papelera hace limpieza de forma automática y todo lo que hay en ella se va perdiendo. Por eso, si nos damos cuenta de que hemos eliminado un mensaje que nos hacía falta y han pasado varios días es más que probable que ese mensaje ya no esté. 

Por suerte, en Outlook.com aún tenemos una posibilidad de recuperar la información borrada, y que nos sirve si el correo ha sido borrado de la papelera en los últimos 15-20 días, lo que da un margen de tiempo más que razonable para que lo podamos tener de nuevo. 

Si necesitas volver a tener un mensaje que ya no está en la carpeta de eliminados y crees que ha sido borrado de forma definitiva en los últimos 15-20 días, lo que tienes que hacer es entrar en la carpeta de eliminados e irte a la parte de abajo del todo. 

Justo ahí vas a ver un texto que empieza con la frase “¿Perdiste un mensaje?”. No hace falta que leas el texto, ya que lo que te interesa es el enlace en que pone “recuperes los mensajes eliminados” En cuanto lo veas pincha en él. 

Nada más hacerlo verás como a la carpeta “Eliminados” vuelven muchos correos que ya no estaban, por lo que es probable que ahí encuentres el que te hace falta. 

Las reglas de mensaje


Muchos de nosotros tenemos todo el correo electrónico mezclado, de manera que es imposible encontrar correos concretos e incluso es probable que alguna vez hayas perdido algún e-mail importante en la maraña en la que se ha convertido tu bandeja de entrada. 

Por eso, en este artículo te vamos a hablar de las reglas de mensaje, para que nunca más pierdas información importante y llegado el caso la puedas recuperar en un momento, ya que de nada sirve tener información si no eres capaz de dar con ella. 

Para organizar bien tu bandeja de entrada lo mejor es que uses las reglas de mensaje. Acceder a ellas es sencillo, aunque dependiendo del correo que uses e incluso del gestor se hace de una manera u otra. Si no sabes cómo acceder a ellas, lo mejor es que consultes con la ayuda de tu proveedor de correo. 

Una vez que accedes a ellas, te das cuenta de lo que significa ordenar el correo electrónico con ellas. Es cierto que al principio puede parecer complicado, y que para configurarlas tienes que dedicar algo de tiempo, pero cuando lo haces procesar el correo es un juego de niños. 

Estas reglas te permiten hacer casi cualquier cosa con tus correos entrantes, siendo una de las más útiles meter los e-mails en ciertas carpetas conforme los vas recibiendo. Así, dependiendo del asunto, del dominio, del remitente, etc., puedes hacer que todo lo referente al trabajo vaya a una carpeta, los correos de estudios a otra y los de los amigos a otra. 

También te permite eliminar correos de forma automática, e incluso no descargarlos del servidor, por lo que también es una buena forma de luchar contra el spam, y evitar leer correos que sabes que son basura porque ya te han llegado otras veces. 

A modo de conclusión, te recomendamos que no te asustes en un principio con tantas opciones, y que pienses en el tiempo que te puedes ahorrar a diario gracias a las reglas de mensaje del correo electrónico.

Las etiquetas en el correo electrónico


Cuando uno empieza a recibir una buena cantidad de correo todos los días, pronto se da cuenta de que tiene que empezar a gestionarlo de alguna manera, ya que si no lo hace al cabo del día es imposible encontrar algunos de los e-mails recibidos.

Si recibes pocos e-mails lo que te digo te parecerá raro, pero si eres de los que recibes bastante correo seguro que sabes de lo que te hablo. Por eso, vamos a ver cómo podemos gestionar el correo con las etiquetas.

Las etiquetas son una función que tienen algunos correos electrónicos y algunos gestores, con la cual podemos poner una marca al correo electrónico que queramos, de manera que destaque sobre el resto.

Esto es muy útil, puesto que de un vistazo y de forma muy visual (estas marcas suelen tener colores fuertes) podemos ver los distintos tipos de correos que tenemos en la bandeja de entrada, aunque lo cierto es que no hay que pasarse poniendo estas etiquetas, ya que si lo hacemos al final no sirven para nada al no destacar.

Para ver cómo se usa vamos a imaginar un caso práctico. Nos situamos por la mañana, y tras unas horas en el trabajo decidimos abrir el correo electrónico, momento en el cual llega la avalancha de correo.

Hay correos que podemos responder en el acto, pero otros muchos se quedarán sin abrir o incluso tendremos que volver varias veces sobre otros. Así, para no tener que buscar los que nos harán falta después, podemos comenzar a etiquetar.

Si hay algún correo muy importante, le podemos poner la etiqueta “Importante” En este caso, te recomiendo que marques pocos correos de esta forma, ya que si lo haces al final todo parece trascendental cuando no lo es.

Seguimos procesando el correo, y vemos un par sobre los que tenemos que volver después para hacer algo con él. De esta manera, le podemos poner la etiqueta “Por hacer”, para saber que no debemos dejar que ese e-mail se pierda.

Para finalizar, las etiquetas se pueden personalizar, de forma que tú puedes crear las que te sean necesarias. Te animo a que las pruebes, ya que hacen el trabajo más sencillo y más ágil.

Obtén un correo electrónico que sólo dura unos minutos


En muchas ocasiones buscando información terminamos en un foro, páginas de Internet en los que los usuarios intercambian conocimientos y que en muchos casos nos piden que nos registremos para acceder a la información que hay en ellos.
Para registrarnos nos hace falta un correo electrónico, gracias al cual podemos entrar, escribir y leer lo que queramos. El problema es que en muchas ocasiones nuestro correo se usa para mandarnos spam y ofertas que no nos interesan. 
Mucha gente no lo sabe, pero una base de datos de correos electrónicos, sobre todo si es de personas interesadas en una determinada temática, vale su peso en oro, y por eso en muchos sitios nos lo piden. 
Llegados a este caso se nos abre un dilema entre la protección de la privacidad o el acceso a la información que nos hace falta. Si queremos proteger nuestro correo hay varias soluciones, pero todas son un poco lentas y no merecen la pena para leer unos pocos párrafos. 
La solución es este problema está en los correos electrónicos temporales, que sólo están activos durante unos minutos. Haciendo una búsqueda en Google, encontrarás varios de estos servicios, que nos dan una dirección por un tiempo que no suele exceder de los diez minutos. 
Una vez accedemos a la página de este correo temporal, vemos que ya tenemos una cuenta preparada, que podemos usar para registrarnos en aquellos lugares en los que no vamos a entrar más. Damos el correo, y en la misma página veremos el correo entrante en los próximos minutos, aunque lo cierto es que en muchos de estos e-mails temporales nos dan la opción de extender la duración durante algún tiempo más. 
Pasado ese tiempo, el e-mail desaparece, por lo que no tenemos que preocuparnos del spam ni de lo que manden a él. Es una solución perfecta para el caso del que os he hablado, ya que al no volver a entrar al foro nos da igual si no pueden comunicarse con nosotros.

Correo electrónico en dispositivos móviles


Todos tenemos al menos un dispositivo móvil, cuando no varios, por lo que leemos el correo electrónico desde ellos a diario. Para hacerlo, podemos usar tanto las aplicaciones oficiales en el caso que las haya como las páginas del correo, a las cuales accedemos normalmente desde nuestro ordenador. 

Cada una de las formas de acceder al correo desde nuestro dispositivo móvil tiene unas ventajas y unos inconvenientes, que vamos a ver ahora mismo para que cada uno de vosotros elija una forma de leer su correo. 

Empezando por las aplicaciones para leer los e-mails, su gran ventaja es que están diseñadas para las pantallas de los dispositivos móviles, por lo que se adaptan a cualquier tamaño de pantalla. Por eso, suelen traer botones grandes, con los cuales es más fácil interactuar. De esta forma, cuanto más pequeña es la pantalla, más aprovecha el usuario estas versiones móviles. 

Su gran desventaja es que suelen ser versiones reducidas del correo, en las cuales muchas opciones que usamos a diario no están disponibles y si lo están hay que rebuscar entre los menús, lo que no es nada cómodo. 

La otra forma de leer el correo es a través de sus webs, entrando de igual forma que como lo hacemos cuando lo vemos desde nuestro ordenador. Su gran ventaja es que tenemos las opciones al completo, por lo que podemos hacer lo mismo que hacemos con el ordenador. 

Derivada de su ventaja viene su gran desventaja, y es que al tener tantas opciones, éstas se suelen ver muy pequeñas en la pantalla, por lo que hay que estar ampliando de manera constante si queremos usar el correo. Esta desventaja se nota más cuanto menor es la pantalla del dispositivo móvil.



Para terminar, yo suelo leer el correo a través de sus web, ya que las aplicaciones móviles no me gustan, aunque lo cierto es que cuando uso un dispositivo móvil nunca envío nada y sólo me limito a leer, por lo que me da lo mismo la ausencia de opciones. ¿Con qué método te quedas tú?

¿Correo electrónico gratuito o de pago?


Existen varios tipos de correo electrónico, pero lo cierto es que los podemos dividir entre los que son gratuitos y los que son de pago. En este artículo vamos a tratar de aconsejarte cuándo usar uno y cuando usar otro.
La inmensa mayoría de usuarios nos conformamos con los correos electrónicos gratuitos. Algunos de ellos, como el de Outlook.com son muy potentes y con funciones más que suficientes para un usuario medio.
La mayoría de personas lo único que necesita es que el correo funcione, y que pueda mandar y recibir e-mails con normalidad, por lo que las cuentas gratuitas son suficientes para ellas, aunque tengan que soportar la publicidad.
Esto cambia cuando hablamos de profesionales de la red, que tienen blogs, tiendas online o páginas web. Aunque en muchos casos los correos electrónicos gratuitos cubren sus necesidades, la verdad es que no es de recibo que una tienda se ponga en contacto contigo con un correo gratuito.
Así, los profesionales de la red deberían contratar un correo de pago con su dominio propio, lo cual da una sensación de seriedad. Además, en muchos casos se necesitan opciones de configuración que los correos gratuitos no poseen.
Siguiendo con los correos para profesionales, una empresa necesita que su correo no tenga publicidad, que sea muy seguro y sobre todo tener un control total sobre los servidores, además de acceso a un servicio técnico inmediato en caso de problemas, algo que no sucede con las cuentas de e-mail gratuitas.

En definitiva, la elección entre un correo gratuito y uno de pago depende de tus necesidades, pero sobre todo de tu ocupación. Si la cuenta de correo es una herramienta necesaria para ganar dinero, creo que la elección está clara. Piensa que la privacidad tuya y de tus clientes es importante  y más aún es disponer de un servicio técnico que arregle cualquier problema que ocurra de forma casi inmediata. 

Usar el calendario en Outlook.com


El correo de Outlook es uno de los mejores entre los gratuitos, ya que además de poder enviar y recibir correos, tiene otras funciones muy útiles, como por ejemplo su calendario al que accedemos entrando en la bandeja de entrada, y pinchando en la flecha que hay en la parte superior izquierda de la pantalla, justo al lado de la palabra Outlook.com.

Cuando pinchamos en la flecha salen unas opciones, y entre ellas vemos la del calendario. Si hacemos clic en ella, entraremos en un calendario que a primera vista parece sencillo pero que oculta muchas funciones y muy útiles. 

El calendario de Outlook lo podemos usar para organizarnos, tanto en nuestra actividad profesional, como en la personal o en los estudios. Su función es ir apuntando citas o tareas que se pueden configurar para que recibamos un correo electrónico a modo de recordatorio. 

Así, podemos apuntar cumpleaños de amigos, fechar importantes, fechas límites para entregar trabajos o proyectos, citas con el médico, etc., con la seguridad de que no las vamos a olvidad, puesto que nuestro correo electrónico nos las va a recordar. 

Además de recordarnos cosas que tenemos que hacer, este calendario también viene con una sencilla previsión del tiempo, que tiene en su base de datos las ciudades más importantes del resto del mundo, de manera que si queremos planificar algo al aire libre o queremos hacer un viaje, podemos saber el tiempo que va a hacer. 

Como puedes ver, este calendario es muy útil, pero lo mejor es que además de poder hacer lo que hemos visto antes, se puede compartir con quien queramos, y podemos dar permisos a estas personas para que lo lean y lo modifiquen. 

De esta forma, podemos planificar actividades en grupo, haciendo llegar a todos los interesados el lugar de la actividad, la fecha y la hora, por lo que quedar es mucho más sencillo. 

Es posible que existan calendarios más potentes que este, pero si usas el correo de Outlook creo que es una buena opción, puesto que no tienes que instalar nada ni acceder a otra web o aplicación.

Usar contraseñas seguras en el correo electrónico


El correo electrónico forma parte de nuestra vida, y si nos ponemos a pensar durante un momento nos daremos cuenta de que buena parte de nosotros está ahí. Dentro hay comunicaciones personales, con profesores, compañeros de trabajo, tenemos fotos, facturas, etc. 

Por eso, debemos ser los primeros interesados en que sea imposible que terceras personas accedan a él, ya que de hacerlo nuestra vida estaría expuesta a los ojos de cualquiera, lo cual no nos interesa para nada. 

La privacidad es el bien más preciado en Internet y por eso la contraseña de nuestro correo electrónico tiene que ser indescifrable o al menos tan difícil de descifrar que los hackers busquen otro objetivo más fácil. 

Por eso, podemos empezar por recomendaros que jamás uséis como contraseñas vuestra fecha de cumpleaños, aniversario de boda o cualquier tipo de información que sea fácil de averiguar para un tercero. De hacerlo, un amigo enfadado, una novia o novio despechado, etc., podría acceder a vuestro correo y ocasionaros un gran trastorno. 

Una vez que sabemos lo que no tenemos que hacer, cuando elijamos la contraseña para nuestro correo, ésta tiene que ser una combinación de números, letras, mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales. Si no se te ocurre ninguna, una simple búsqueda en Google te llevará a páginas que la crean por ti. 

En estas páginas te pedirán una longitud, así que lo mejor es que elijas una contraseña lo más larga posible, ya que cuanto más larga más difícil es de descifrar y por lo tanto, más difícil que entren en tu cuenta de correo. 

Para terminar, esta contraseña se tiene que ir cambiando con el tiempo. En algunos correos se da la posibilidad de configurarla para que la tengas que cambiar una vez que pasan una cantidad determinada de días, como pasa en Outlook.com. Si tienes esa posibilidad úsala y si no la tienes apunta en alguna parte que tienes que cambiarla cada dos o tres meses.

Phising a través del correo electrónico


Los delincuentes se van actualizando y adaptándose a los cambios para cometer delitos. Con el auge de la banca electrónica, muchos de ellos vieron un filón para robar grandes cantidades de dinero. Así es como nace el phising, que consiste en clonar la página de tu banco, con el fin de robarte los datos de acceso. 

La mayor parte del phising llega a través del correo electrónico. Cada persona suele trabajar con uno o dos bancos, de forma que los ciberdelincuentes mandan millones de correos electrónicos que simulan ser de un banco. 

De esta manera, y debido a la gran cantidad de correos, siempre hay personas con las que aciertan, es decir, que la persona recibe un correo de su banco, que en realidad lo ha mandado uno de estos delincuentes. 

En estos correos se suele escribir un texto apremiando al titular de la cuenta, amenazando con congelar sus fondos o con dejar su cuenta sin operar durante días, a no ser que entre de inmediato a la web de su banco, a través de un enlace que acompaña al correo electrónico recibido. 

Es aquí cuando el usuario de la banca online, y a través de ese enlace, entra en lo que él cree su banco con su usuario y su contraseña. Desde ese momento, los delincuentes tienen sus datos y libre acceso a sus cuentas bancarias. 

Para evitar esto, tenemos que saber que el banco no nos va a enviar ese tipo de correos en los que se nos amenaza con cancelar la cuenta o dejarnos sin acceso a nuestro dinero. Es cierto que usará el e-mail para comunicarse con nosotros, pero nunca dejará un enlace en ese correo electrónico para que accedamos a nuestra cuenta. 

De esta forma, ante cualquier comunicación dudosa que recibamos, lo mejor es acceder a nuestra banco online siempre desde la dirección que usamos siempre y nunca desde el enlace que nos dejan en el correo.